martes, 25 de noviembre de 2014

EL EURO SE PREPARA

La Unión Europea tiene previsto anunciar esta semana un nuevo fondo que empleará la ingeniería financiera para intentar invertir al menos 300.000 millones de euros en la atribulada economía del bloque, señaló una fuente de la UE que participa en la elaboración del plan.

El plan, una de las promesas de campaña del nuevo presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, pretende intentar solucionar la persistente debilidad de la economía europea y el estancamiento de la inversión por parte de la empresas privadas.
La inversión europea ha sido escasa en comparación con las tasas de inversión de otras naciones industrializadas, como Canadá, Japón o Estados Unidos, debido a que las empresas se han apretado el cinturón ante la crisis de deuda de la eurozona y la austeridad de los gobiernos.

El plan, que se anunciará el miércoles, supone un cambio en la manera en la que la UE utiliza sus “fondos estructurales”, el dinero que la UE extrae de sus presupuestos para repartir en proyectos en toda la región.
La UE suele distribuir este dinero a través de subvenciones. En cambio, el plan de Juncker utilizaría los fondos para apalancar la financiación de inversiones del sector privado, dijo la fuente de la UE.

Sin embargo, persisten las dudas sobre si el fondo será lo suficientemente grande como para ayudar a tranquilizar los temores de inversión europeos. El fondo de 300.000 millones de euros se repartirá en un periodo de tres años. Este año, la inversión europea debería ser unos 230.000 millones de euros inferior a los niveles previos a la crisis.

Existe la esperanza de que los gobiernos también aportarán más dinero al fondo, algo que incrementaría considerablemente la capacidad de financiación. Es probable que los ministros de Finanzas debatan esta cuestión en diciembre, explicó la fuente de la UE.
Según el plan, el fondo se creará como parte del Banco Europeo de Inversión, aunque tendrá normas de inversión más laxas.

El presupuesto de la UE y el Banco Europeo de Inversión aportarán garantías para el fondo, que atraerá a inversionistas privados para proyectos, muchos de los cuales serán transfronterizos, como líneas de transmisión de electricidad que conectan las redes de diferentes países. El importe de 300.000 millones de euros será el total de sumar la inversión pública y privada.